La respiración

Mediante la respiración (metabolismo) los seres vivos son capaces de transformar biomasa externa (alimento) y oxígeno en dióxido de carbono y agua generando energía. El dióxido de carbono y el agua son eliminados, por así decirlo, por espiración’. La fotosíntesis y la respiración forman un círculo cerrado.

Las plantas verdes y las algas son capaces de cerrar completamente este círculo. Durante el día realizan la fotosíntesis con la luz solar como proveedor de energía y formando su biomasa corporal. En tal proceso el oxígeno es un producto de desecho que se emite al ambiente. Durante la noche cambian su metabolismo y aprovechan sus reservas energéticas consumiendo oxígeno.
Todos los demás seres vivos sólo pueden realizar una parte del círculo de carbono. Les faltan los pigmentos verdes para poder realizar la fotosíntesis. Toman alimentos energéticos y los transforman en su biomasa corporal. Este proceso se denomina respiración. En el proceso se consume oxígeno y se elimina dióxido de carbono.